Margarita Barrientos confirmó que el Gobierno no entrega alimentos a comedores

La fundadora del comedor Los Piletones denunció que muchos comedores tuvieron que cerrar por falta de recursos.

La fundadora del comedor social “Los Piletones”, Margarita Barrientos, acusó al Gobierno de no enviar alimentos a los comedores barriales y pidió que “ayuden a la gente”.

“No hemos recibido alimentos del gobierno, hay muchos comedores que cerraron”, dijo Barrientos en diálogo con Radio Colonia.

En ese sentido, la fundadora de “Los Piletones”, aseguró que “se sumó mucha gente que viene a pedir comida” pero no alcanzan los recursos para poder ayudar a todos.

Además, contó que se reunión con el secretario de Desarrollo Social, Pablo de La Torre, pero no tuvo ninguna respuesta.

Los comedores no reciben alimentos

Al margen del rechazo que el megadecreto y la ley ómnibus generan en los movimientos sociales, la falta de asistencia alimentaria del Gobierno en los comedores se consolidó como uno de los ejes centrales en su agenda de reclamos: en lo que va del mandato de Javier Milei no recibieron alimentos para distribuir entre los comedores que manejan y el último reparto que “bajó” desde Nación fue en noviembre, durante la gestión anterior.

Según remarcan en las organizaciones sociales, el mensaje que repartió el oficialismo en aquellas reuniones, es que todavía se encontraban evaluando opciones para poder abastecer la demanda de alimentos. “Están buscando la forma. Todavía no pueden decir va a ser este o va a ser esta otra”, explican en uno de los movimientos sociales.

“Todos los espacios que tienen ollas se han duplicado, en muchos casos se han triplicado. Es desesperante ver como aumenta día a día la demanda y cada vez recibimos menos o nada”, señaló Natalia Zarza, del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE).

Algunas organizaciones recibieron alimentos desde la provincia de Buenos Aires, a través de los municipios, y otras cerraron convenios en noviembre que les permitieron hacerse de recursos para los comedores. Sin embargo, algunas con menos suerte y menos terminales políticas, no recibieron ningún auxilio en el último tiempo.